Ruta con mucho encanto por pueblos de Castellón: de Montanejos a Bejís

Vista de Bejís (Castellón)
Vista de Bejís (Castellón)

Esta ruta por el interior de la provincia de Castellón es maravillosa y repleta de pueblos con encanto como Montanejos, Barracas, El Toro o Bejís.

Nos adentramos desde la costa y pasamos por la industrial Onda, con su extenso polígono. Pensamos si paramos y damos un paseo, pero el bullicio de tráfico y animación y las ganas de entorno rural de este viaje hacen que sigamos.

Fanzara y su Museo Inacabado de Arte Urbano

Museo Inacabado de Arte Urbano en Fanzara (Castellón)
Museo Inacabado de Arte Urbano en Fanzara (Castellón). Flickr.

De modo que continuamos hacia Fanzara. Aquí sí que aparcamos y nos detenemos para disfrutar de su Museo Inacabado de Arte Urbano, que es ni más ni menos que todo el pueblo. ¿Y en qué consiste? Pues en que en las paredes puedes contemplar desde dibujos de rostros de personajes que te observan con aparente interés hasta una colección de gatos, por poner únicamente algunos ejemplos de lo que la imaginación de los artistas que se han concentrado en las seis ediciones del festival de Fanzara ha dado de sí. En la práctica, más de 150 “intervenciones artísticas” que dan lustre a las fachadas de múltiples viviendas.

Montanejos: famoso por sus aguas termales y balneario

800px La Fuente de los Banos de Montanejos
La Fuente de los Baños, en Montanejos (Castellón). Wikipedia.

Proseguimos hacia Montanejos y ya desde antes de entrar, al pasar por Montán, las calles están repletas de coches de visitantes, buena muestra de que se trata de un día festivo y de que esta localidad, famosa por sus aguas y balneario, tiene tirón. Aparcamos en La Fuente, a 3,6 euros tres horas más o menos de estacionamiento.

Llama la atención ver Zona Azul en un descampado junto al río, pero así se las gastan en esta población. La misma imagen que transmite el forzudo guardia de seguridad situado junto a la caseta de acceso a las fuentes que, con cierta rudeza, exige el billete de entrada.

Venimos a relajarnos y el entorno montañoso acompaña, así que damos un paseo por el pueblo y nos dirigimos al bar Los Luises, donde tapeamos. Luego transitamos por la plaza de la localidad, repleta de mesas con gente comiendo carne. Descendemos hacia el río para ir en paralelo a su cauce con destino al aparcamiento.

Eso sí, antes de irnos del término municipal pasamos por el enorme chorro o aliviadero del pantano de Arenós. Impresionante acercarse y empaparse. Todo a la vez y en cuestión de segundos. La experiencia merece la pena con creces.

El Toro, el encanto de un pueblo de 200 habitantes

Iglesia Parroquial de El Toro
Iglesia Parroquial de El Toro (Castellón). Autor: Wikipedia

Subimos al coche y retomamos nuestro camino hacia El Toro (aquí te ampliamos todo lo que puedes ver y hacer en el pueblo). Subimos un puerto de montaña. Pasamos por San Agustín, Barracas y nos viene justo para entrar en el hotel rural Los Abriles mientras comienza a arreciar la tormenta y a descargar granizo. Sesión de jacuzzi, cena, paseo rápido casi a oscuras por el pueblo y a descansar.

Callejuelas de El Toro (Castellón)
Callejuelas de El Toro (Castellón). Autor: soloqueremosviajar.com

Al día siguiente, recorrido matutino por el casco urbano de El Toro, municipio de poco más de 200 habitantes. Hoy plantan el mercado ambulante, con sus cinco puestos: cuatro de ropa y uno de hierbas y aceites para el cuerpo.

Existe una sola tienda-panadería, donde pueden compartir espacio únicamente tres clientes (las restricciones pandémicas obligan). Subida hasta los vestigios del castillo, con su interior recubierto de matojos. Es de esas construcciones que mantiene con cierta dignidad parte de los muros exteriores, dando una sensación de que quizás haya algo más una vez subes y te adentras en ellos. Pero no lo hay.

Barracas, en decadencia pero con ricas carnicerías

Vamos a pasear por Barracas, una localidad en decadencia desde que no es paso obligado de vehículos ni acoge grandes atascos. Le ocurre algo similar a Motilla del Palancar (Cuenca). Sus carnicerías siguen teniendo tirón, pero poco más. La tienda de ropa de deporte a bajo coste mantiene una oferta bastante justita.

El Molinar, una preciosa aldea de El Toro

Cascada en El Molinar (El Toro, Castellón)
Cascada en El Molinar (El Toro, Castellón)

Emprendemos camino hacia la aldea de El Molinar. Nos recomiendan una carretera a la que sigue una pista repleta de rulos, socavones… Casi 50 minutos después de salir llegamos a un espacio muy singular, al que no se puede entrar con vehículo porque lo impiden unas cadenas. Cascadas, casas a diferentes alturas, puentes… en medio de un precioso valle.

El Molinar (El Toro, Castellón)
El Molinar (El Toro, Castellón).

Nacimiento del río Palancia

Desde allí parte el camino hacia el nacimiento del río Palancia. Dejamos el coche al inicio y afrontamos a pie los alrededor de 2,5 intensos kilómetros. La senda se va estrechando cuando tienes que vadear hasta cinco veces el Palancia sobre troncos o piedras, trepar por rocas de metro y medio de altura o encogerte entre paredes de plantas punzantes.

Río Palancia, en Bejís (Castellón)
Río Palancia, en Bejís (Castellón).

Resulta complicado no meter en algún momento el pie con la zapatilla en las frías aguas del Palancia. Tampoco es problema. Forma parte de la aventura. Necesitamos unos 45 minutos de ida y otros tantos de vuelta.

Nacimiento del río Palancia (Bejís, Castellón)
Nacimiento del río Palancia (Bejís, Castellón).

Retornamos al hotel desde el lado contrario, más fácil aunque con mayor recorrido de kilómetros. Desde Bejís. Cenamos un menú de 12 tapas de la zona.

Cueva de Cerdeña, en Pina de Montalgrao

Cueva F.preview
Cueva de Cerdeña (Pina de Montalgrao). Autor: Diputación de Castellón.

Tercer día. Intentamos ir a la cueva de Cerdeña, en el término de Pina de Montalgrao. Nos adentramos por un camino sin asfaltar al final del casco urbano, hasta que unos senderistas nos advierten de que en breve nos veremos obligados –por las dificultades de la ruta- a dejar el coche y a caminar una hora para llegar y otra para volver.

Otra vez será. Como alternativa, paseamos entre las calles de Pina, por las ruinas del castillo, detrás de la iglesia, por el horno antiguo y por el mercado ambulante dominical de apenas dos puestos.

Fuente de los Cloticos, un bello paraje natural en Bejís

Fuente de Los Cloticos (Bejís, Castellón)
Fuente de Los Cloticos (Bejís, Castellón). Autor: Mancomunidad del Alto Palancia.

Desde ahí nos vamos a Bejís, porque hoy toca la Fuente de los Cloticos, un paraje natural al que se accede por una estrecha carretera de montaña que desciende al final hacia el camping. Allí aparcamos donde podemos, pues está abarrotado, y bajamos la ladera, por una escalera empinada esculpida en el terreno que lleva directamente hasta la foto característica del lugar, la de la cascada.

Nos sirve de inicio de un recorrido de unos 20 minutos (puede alargarse más) por una senda agradable y poco transitada para tratarse de un domingo y teniendo en cuenta la gran cantidad de vehículos aparcados arriba, donde también hay un merendero.

Comemos el menú casero del bar Tren Pita (por cierto, su nombre, según nos explican, responde a la suma de los apodos de familia del hombre y la mujer que lo fundaron) y luego caminos por el casco urbano, subiendo a los restos del castillo y ascendiendo lo suficiente como para tener una visión completa del acueducto.

Jérica y su zona amurallada

800px PANORAMICA DE JERICA
Panorámica de Jérica (Castellón). Autor: Wikipedia.

De Bejís nos desplazamos a Jérica. Una pena que esté cerrada la zona amurallada que entorna la famosa torre mudéjar, conocida como de Las Campanas. Nos conformamos con pasear junto a las murallas de la ermita, por sus calles en ascenso y descenso. Retorno al hotel, baño, cena a las ocho y breve tránsito nocturno.

El cuarto día es el de retorno. Antes, un último paseo por El Toro, en este caso hacia el polvorín, apartado algo más de dos kilómetros y medio del casco urbano. Y no nos vamos sin pasar por la tienda y comprar una barra de pan, de ese con olor típico de pequeños municipios de sierra, del que conserva su fragancia panadera.

Volvemos por una carretera algo más sinuosa, que discurre por los municipios de Teresa y Sacañet (62 habitantes), para ya entrar en la provincia de Valencia por Alcublas y desviarnos hacia Andilla, donde comemos en el único restaurante abierto, que expande sus mesas en la entrada de la iglesia. Con sol y viento disfrutamos de la paella, la olla y la carrillada, y de la panorámica.

Consulta aquí otros reportajes de Castellón y la Comunidad Valenciana