Altea, los mejores miradores al Mediterráneo y preciosos rincones escondidos

Altea desde el mar
Altea desde el mar

Entre el mar y la montaña se encuentra un pequeño paraíso de la Costa Blanca, el precioso destino de Altea. Un pueblo que transmite calma y donde el tiempo parece que no pasa. ¿Te vienes a conocer la esencia mediterránea que caracteriza este lugar conocido como la cúpula del Mediterráneo?

Una calle del centro de Altea (Alicante)
Una calle de Altea (Alicante)

Qué hacer en Altea

En Altea se diferencian dos zonas: una a las orillas del Mediterráneo y, por otro lado, el casco antiguo. Si nos adentramos en sus calles estrechas y empedradas, iremos dejando a un lado las casas blancas repletas de coloridas flores y abriendo paso a rincones escondidos y miradores, hasta llegar a la iglesia de Nuestra Señora del Consuelo. Un casco antiguo icónico que respira historia marcada por los musulmanes. 

Casco histórico de Altea (Alicante)
Casco histórico de Altea (Alicante)
Vistas al Mediterráneo desde Altea
Vistas al Mediterráneo

Disfrutar en sus excelentes playas

Playa de La Roda (Altea)
Playa de La Roda

Altea es todo un paraíso en pleno Mediterráneo. Solo tienes que recorrer sus más de 6 kilómetros de costa y conocer su gran variedad de playas como L’Olla, Solsida, Cap Negret, Albir, Cala del Mascarat o La Roda. Estas playas se caracterizan por ser de cantos rodados y no de arena e, incluso, algunas de sus calas están bien escondidas entre grandes acantilados. Sin duda, pasar un día en uno de estos rincones es pura magia. Aquí podrás disfrutar del sol, de la brisa mediterránea y de la tranquilidad, ya que no están muy masificadas.

Playa de L'Espigó (Altea)
Playa de L’Espigó (Altea)

La isla de la Olleta, tesoro de Altea

Si eres de los que les gustan las aventuras, no pierdas la oportunidad de coger un kayak y remar hasta uno de los grandes tesoros de Altea: la isla de la Olleta. Se trata de una isla que se ubica dentro del Parque Natural de Serra Gelada y en la que se han encontrado restos arqueológicos de la época romana. Esta isla no está muy lejos de la costa, por lo que podrás llegar sin ningún problema. Y si eres más de bucear o practicar snorkel, sus aguas cristalinas son ideales para contemplar su maravilloso fondo marino.

Senderismo y naturaleza en la Sierra de Bèrnia y en la Serra Gelada

serra gelada Serra Gelada 7H9A6750
Parque Natural de la Serra Gelada (Alicante)

También hay espacio para la naturaleza. Un buen ejemplo es la Sierra de Bèrnia, cadena montañosa que separa las comarcas de la Marina Alta y la Marina Baixa y en la que encontramos las ruinas del castillo y un campo de golf. Aquí puedes hacer rutas tan bellas como emocionantes, como son la Ruta de los Arcos o la Ruta del Forat de Bèrnia. Otro paraje natural de gran importancia en la zona es el Parque Natural de la Serra Gelada, con infinitos senderos para amantes de la naturaleza. 

Serra Gelada (Parque Natural)
Serra Gelada (Parque Natural)

Rica gastronomía

Al ser un enclave privilegiado, su gastronomía también lo es, ya que fusiona el mar y la huerta. Entre sus platos típicos podemos encontrar arroz a banda, paella con boquerones o arroz del senyoret. 

Arroz del Senyoret
Arroz del Senyoret. Autor: SoloQueremosViajar.

No importa si eres de mar o de montaña, en Altea hay un hueco para ti. Saborea el Mediterráneo, toma una foto de su casco antiguo y respira aire puro en los parajes naturales. Altea te espera.

Cómo llegar a Altea

Por carretera, la autopista A-7, salida 64, llega a Altea y la carretera N-332 (Valencia-Alicante) atraviesa la población. Posee estación de ferrocarril de la FGV, lnea Alicante-Dénia. Hay servicio de autobuses que comunican el municipio con el resto de la provincia. El aeropuerto del Altet (Alicante) se encuentra a 61 km.

Información y fotos: Turismo de la Comunidad Valenciana.