Qué ver y qué hacer en Toro (Zamora), la ciudad del vino

Alcázar de Toro (Zamora)
Alcázar de Toro (Zamora)

Conocer Toro (Zamora) y disfrutar de sus callejuelas es tanto como adentrarse en remotas páginas de la historia de Castilla y León. Sus conjuntos monumentales son vestigios de las glorias pasadas que hicieron de esta ciudad un lugar codiciado, patrimonio real y señorío de princesas.

El actual trazado urbano de Toro, cuna de grandes vinos y circundada por la vega que riega el Duero, permite adivinar lo que fue la primitiva cerca defensiva con los restos del Alcázar.

Toro se sitúa en el noroeste de España a 30 kilómetros al este de la capital de la provincia, a 60 de Valladolid, y a 70 de Salamanca. Es una ciudad amable, tranquila y llena de parajes cercanos al río Duero.

Su patrimonio arquitectónico y cultural son dignos de visitar y con una población cercana a los 10.000 habitantes, Toro tiene mucho que ofrecer al visitante.

La Colegiata

Colegiata de Toro (Zamora)
Colegiata de Toro (Zamora)

La Colegiata es la iglesia mayor, todo un testimonio plástico de la importancia alcanzada en Toro en el S.XII. De su interior destaca la “Portada de la Majestad”, esculpida en piedra, que conserva su policromía original, característica que la hace única.

El Alcázar

Álcazar de Toro (Zamora)
Álcazar de Toro (Zamora). Autor: Junta de Castilla y León.

Símbolo de la importancia estratégico-militar de Toro en el Medievo. Formó parte del primer recinto amurallado y su configuración actual corresponde con la época de la reina María de Molina, “Señora de Toro”.

En la actualidad forma parte de un nuevo complejo en el que la acogida del visitante es primordial. El ahora denominado Centro de Recepción de Visitantes alberga instalaciones para la información del viajero, así como salas de exposiciones y punto de información turística. 

Callejear y disfrutar de los miradores

Mirador en Toro (Zamora)
Mirador en Toro (Zamora). Autor: Ayuntamiento.

Descubrir Toro y sus diversos e innumerables rincones es tarea del visitante, dos de los más importantes miradores de la ciudad situados a escasos metros hacen de la ciudad un agradable lugar de paseo y disfrute.

Paseo Mirador del Espolón

Este paseo y mirador es un excelente balcón desde el que hay unas magníficas vistas del río Duero y de toda la vega, así como del Puente Mayor. El paseo recorre, a lo largo de rampas y pequeños tramos de escaleras, por el borde de la atalaya sobre la que está situada la ciudad y sobre las barranqueras. el paseo-mirador sirve de unión entre los dos edificios más importantes de la ciudad: la Colegiata Santa María la Mayor y el Alcázar.

Plaza de la Magdalena

Entre la Iglesia de San Salvador de los Caballeros y el Monasterio de Santa Sofía se halla la Plaza de la Magdalena, existe un mirador desde donde hay una vista espectacular del paisaje. Desde esta plaza siguiendo la Calle del Canto se llega al Monasterio del Sancti Spiritus y a la Ermita de la Virgen del Canto (patrona de la ciudad).

¿Qué comer?

rabo de toro2
Rabo de Toro.

La oferta gastronómica de la ciudad es amplia y variada. Destacan tapas como las “calandracas”, platos típicos como la sopa de ajo, y más contundentes como el rabo de toro o el bacalao a la tranca. Y postres como el arroz con leche y castañas.

El vino

La historia de la ciudad de Toro y el vino van tan unidas en el tiempo y en el espacio que resulta imposible entenderla sin encontrar siempre un lugar para el vino, ni hablar del vino sin mencionar la historia. Existe una dependencia cultural y espiritual que vincula a esta zona con el vino. Aunque el tiempo, la tecnología y las exigencias de rentabilidad hayan modificado el proceso de la recolección y molturación de las uvas, muchas costumbres antiguas se mantienen vigentes.

La cultura del vino, una sabiduría de raíces profundas, que nos muestra un vino cuya vida discurre paralela a la ciudad, alimentado por el Duero, “ese río que va dejando sus aguas para que, entre otras cosas, crezca el vino”.

El museo del vino está muy próximo a Toro, en la localidad de Morales de Toro a escasos diez kilómetros de la ciudad toresana.

Información: Ayuntamiento y Junta de Castilla y León

Consulta aquí otros reportajes sobre Castilla y León