Qué ver en la auténtica Cantabria rural

Cantabria es un auténtico tesoro natural. Una de esas joyas turísticas españolas que enamora incluso a los turistas más exigentes. Aquí los rincones especiales son muchos, pero si queremos conocer la auténtica Cantabria rural, podemos centrarnos en algunos puntos como son Oreña, Miengo y Prellezo. Cualquiera de estas localidades podría ser perfecta para el alquiler de apartamentos rurales en Cantabria, con una amplia lista de patrimonio cultural y natural, además de contar con una gastronomía única con productos de una excelente calidad.

Los acantilados de Oreña

Oreña es una pequeña localidad costera del municipio de Alfoz de Lloredo. Los tesoros que esconde son muchos, desde 4 kilómetros interminables de costa salpicada por enormes acantilados, hasta un delicioso patrimonio arquitectónico formado, entre otros, por una iglesia del siglo XVI y varias ermitas.

Las visitas en Oreña no se centran únicamente en playa e iglesias; y es que podemos acceder también a la conocida como cueva de Cualventi, declarada Bien de Interés Cultural.

En general, Oreña destaca por poseer una oferta turística rural de calidad, con muchas opciones de turismo activo gracias al impresionante entorno natural en el que se ubica.

Las cuevas e islotes de Miengo

Otra opción para pasar unas vacaciones rurales en Cantabria es Miengo. Se trata de un municipio y localidad cántabro que se ubica entre la ría de Mogro y la de Suances.

De esta localidad podemos destacar también muchos encantos, como los numerosos islotes que salpican su costa o la gran cantidad de playas realmente bonitas a las que se puede acceder, tales como la de Marzán, Usgo o la de Robayera.

Si os gustan las cuevas prehistóricas, en Miengo podéis, además, encontrar varias: La Pila o Cudón son dos ejemplos. En la última se pueden observar, además, diferentes grabados y pinturas rupestres.

Prellezo y su patrimonio

Finalmente, también podemos fijarnos en Prellezo, otra localidad cántabra que limita con Asturias. Ubicada en pleno litoral, esta localidad rural también posee un amplio patrimonio cultural, pero, además, no podemos olvidarnos de su ubicación privilegiada para acceder a entornos naturales como los Picos de Europa.

Uno de sus Bienes de Interés Cultural más interesantes es el Castro de Castillo. Perteneciente a la II Edad de Hierro, este castro de tamaño mediano está declarado como el primer emplazamiento castreño marítimo ubicado en Cantabria.

Destacamos también la gran oferta en turismo activo para poder practicar actividades como el senderismo, el descenso de canoa o el piragüismo, entre muchos otros, así como la cercanía a otros atractivos como el Parque Natural de Oyambre.

Turismo para familias y amantes de la naturaleza

Cualquiera de estas tres opciones son realmente interesantes para aquellas familias que quieren realizar una escapada rural rodeados de naturaleza. Una opción única de adentrarnos en parajes llenos de color que contrastan directamente con el azul del mar Cantábrico. Además, teniendo en cuenta el potencial turístico de estas zonas, el alojamiento para familias y grupos no será ningún problema, pudiendo encontrar apartamentos rurales fácilmente.