Qué ver en Alcalá del Júcar, impresionante pueblo de naturaleza en Albacete

Alcalá del Júcar (Albacete)
Vista de Alcalá del Júcar (Albacete). Autor: Ayuntamiento.

Alcalá del Júcar es uno de los pueblos más pintorescos de Albacete, de ineludible visita para los amantes del turismo rural, de aventura o de quien quiera dejarse impresionar por el riquísimo patrimonio de un municipio único,  declarado Conjunto Histórico – Artístico en 1982.

Como su nombre indica, se emplaza a orillas del río Júcar, en su tramo final en la comunidad castellano-manchega, antes de entrar a tierras valencianas, donde desemboca. En ese paso, el río traza una garganta que dibuja un sinuoso paso que constituye uno de los principales atractivos de Alcalá del Júcar, y que condiciona la disposición de las casas, que trepan por las laderas aprovechando el meandro.

Alcalá del Júcar (Albacete)
Alcalá del Júcar (Albacete)

Estrechas calles que trepan hacia el Castillo, pequeñas viviendas, escaleras escarpadas, huertecillas y por supuesto, las típicas cuevas, hacen de Alcalá del Júcar un conjunto arquitectónico y natural único.

Recomendamos tres escapadas a parques y parajes naturales y tres rutas de senderismo:

Parque natural Hoz del Júcar

Parque Natural Hoz del Júcar
Parque Natural Hoz del Júcar

Se trata de uno de los espacios más sorprendentes de toda Castilla la Mancha, dibujada hace siglos por la acción erosionante de las aguas del río Júcar antes de unir su cauce a las del Cardiel a la altura del embalse de Embarcadero.

Parece que hayamos salido de La Mancha, pero no es así, ya que en esta zona el cauce del río Júcar evoluciona desde un terreno de explotaciones hortícolas y bosques de ribera hacia una espectacular sucesión de meandros que serpentean entre profundos cañones con paredes que, en ocasiones, superan los 100 metros de altura.

Además del bosque de ribera, las laderas de la Hoz del Júcar están cubiertas por densas masas forestales de pino, encina y sabina. Las paredes de roca son un lugar de anidamiento perfecto para multitud de aves rapaces como el águila real o el buitre leonado.

Es una zona de bellísimos paisajes que se pueden observar desde los muchos miradores emplazados en lugares estratégicos. Para los más intrépidos, el propio relieve de la Hoz del Júcar permite la práctica de algunos deportes como el barranquismo.

Paraje natural del Tranco del Lobo

Paraje Tranco Lobo
Paraje Tranco Lobo

Pertenece al pueblo de Casas de Ves, y está ubicado entre su término y los de Villa de Ves y Alcalá del Júcar.

En este maravilloso espacio natural se construyó a principios del siglo pasado una central hidroeléctrica y unas viviendas para los propios trabajadores que dió lugar al llamado Poblado del Tranco del Lobo, que contaba con algunos servicios como por ejemplo su propia iglesia que actualmente está en ruinas.

Es un paraje con abundante flora y fauna, y un entorno para practicar senderismo, pesca, darse un baño en las aguas del Júcar o simplemente disfrutar de sus excelentes vistas naturales.

También se han abierto rutas para bici, con una dificultad baja o media que hace las delicias de los aficionados.

Embalse del Molinar

Embalse del Molinar
Embalse del Molinar

Muy cercano al anterior, se trata de un entorno abrupto pero accesible, en el que se conjugan en una armoniosa simbiosis las masas forestales, los cañones y gargantas de un Júcar que recupera el estado primitivo tras la Presa y Embalse de El Molinar. Se trata del más grande de todos los embalses de La Manchuela y que, a través de un impresionante cañón nos lleva desde el poblado de El Molinar hasta los restos de la primera Central construida en España por la sociedad Hidroeléctrica Española antes mencionada.

Ruta 1 – Sendero el Morrón

Sendero El Morrón
Sendero El Morrón

Encantador recorrido circular que transcurre paralelo al río Júcar hasta Tolosa y retorna bordeando la ceja del valle. Disfruta de unas vistas increibles durante todo el recorrido.

Dificultad: media. Distancia: 15 km. Duración: 4 horas.

Ruta 2 – Sendero el Corciolico

Sendero Corciolico
Sendero Corciolico

Preciosa ruta que parte desde el fondo del valle y asciende por la ladera de la montaña hasta Casas del Cerro para volver al lugar de inicio a través de pronunciados barrancos.

Dificultad: media. Distancia: 5 km. Duración: 1,5 horas.

Ruta 3 – Sendero el Batán

Ruta Batán
Ruta Batán

Se respira tranquilidad y naturaleza mientras nos dirigimos a la Gila por lo alto del valle y regresamos a Alcalá remontando el cauce del río. Espectaculares vistas de toda la Hoz del Júcar.

Dificultad: media-baja. Distancia: 14,5 km. Duración: 3, 30 horas.

Qué ver en el municipio:

El Castillo

Castillo de Alcalá del Júcar
Castillo de Alcalá del Júcar

Es lo primero que llama la atención al visitante nada más llegar a Alcalá, ya que está edificado en la ladera de la montaña al resguardo de un imponente torreón de defensa de la época de los almohades, construido entre los siglo XII y XIII. En su día fue construido para ser una fortaleza infranqueable, sin embargo Alfonso VIII de Castilla, en el año 1213, lo recuperó definitivamente para su corona.

Persiste en la memoria popular la leyenda del moro Garadén que vivió un amor, tan intenso como trágico, con la hermosa Zulema. Según los textos de la época de Felipe II, el nombre del pueblo se debe al lugar sobre el cual está asentado y que era llamado por los árabes ‘alcarra’, que significaba cosa de Dios o de oración. Otros estudiosos han relacionado el nombre con la palabra ‘alcalá’, que en árabe significa ‘castillo’, por lo que el significado del nombre del pueblo sería Castillo del río Júcar.

Existen indicios que apuntan a que ya hubo aquí asentamientos íberos y romanos, que también eligieron el cerro como punto de vigilancia y defensa, por su inmejorable situación estratégica sobre la montaña y buena línea de visión del horizonte.

Casas Cueva:

Cueva del Diablo

Cueva del Diablo (Alcalá del Júcar)
Cueva del Diablo (Alcalá del Júcar)

Aunque las cuevas son propiedad de Juan José Martínez, conocido como El Diablo. Éstas cuevas están excavadas en el mismo corazón del peñón donde se asienta el pueblo, atravesando con un largo túnel de lado a lado de ésta. Su construcción fue iniciada en 1905 para ser usadas como corrales, palomares y alacenas.

Desde hace ya unos años, su propietario inició un proceso de ampliación y restauración de pasillos, corredores y estancias. En su interior se alojan un bar, un restaurante y una discoteca. Está decorada con aperas de labranza antiguos, reliquias de años atrás. Sus asombrosas vistas del río y el valle, sus construcciones hechas en roca, sus largos pasillos, su temperatura constante todo el año y más detalles, enamoran al visitante.

Desde las cuevas del diablo se puede acceder a la cueva del rey Garadén, están comunicadas entre sí.

Cueva del Rey Garadén:

Cueva del Rey Garadén
Cueva del Rey Garadén

En mitad del casco histórico de Alcalá nos encontramos la entrada a la cueva del rey Garadén. La cueva del rey Garadén, recibe su nombre de un rey musulmán que estuvo en la zona y dominaba el castillo, la aduana y la antigua posada mora, que se encontraba allí ubicada. Tiene alrededor de 750 años de historia y que posee un gran mirador. La función de esta cueva, era bélica, era una especia de aduana, de puesto de vigilia para toda la gente que venía de Castilla La Mancha e iba rumbo al levante, pagara el tributo.

Es un túnel de unos 170 metros y era para puestos de centinelas para asegurarse de que la gente que pasaba por allí no se marcharan sin antes pagar.

Cuevas de Masagó y del Duende:

Cuevas de Masagó
Cuevas de Masagó

Se trata de otra cueva excavada en la piedra que atraviesa de un extremo al otro la montaña. Es propiedad privada, pero su espectacular visita hace imposible no hablar de ellas cuando se habla de Alcalá del Júcar. Esta es su historia.

La Cueva de Masagó destaca por su belleza y delicado picado. Son de origen Almohade y se han conservado intactas durante siglos y mantiene ese estilo inconfundible y espectacular, hay salas como la bodega o JARAIZ, que incluyen objetos de prensa de oliva y tratamiento de la uva que se conservan.

En su interior se puede visitar el Museo de Fósiles que es una de las mayores colecciones de fósiles de toda España ya que cuenta con más de 600 piezas, algunas de ellas con más de 400 millones de años. También tenemos el Museo de Numismática con reliquias que van desde la época de Felipe IV hasta nuestros días.

Texto y fotos: Ayuntamiento de Alcalá del Júcar

Consulta aquí más noticias de Castilla-La Mancha

Lo mejor de Almansa (Albacete), qué ver, qué hacer y qué comer en 2 días

Lo mejor de Consuegra (Toledo): qué ver, qué hacer y dónde comer

Lo mejor de Entreparques, pueblos desconocidos, bellos y misteriosos de Ciudad Real

La mejor ruta por la Alcarria (Guadalajara), como la de Camilo José Cela