La Ribera del Duero burgalesa no es solo vino

Barrio El Cotarrro, en Moradillo de Roa. Imagen: Turismo de Burgos

Cuando pensamos en la Ribera del Duero lo primero que nos viene a la mente es una copa de buen vino (de los mejores vinos de nuestro país). Pero esta comarca burgalesa es una tierra llena de encantos que van más allá de sus vides. La Ribera del Duero engancha, porque no solo de vino se nutre este territorio. Vale la pena pararse a descubrir otros encantos de este trocito de la región burgalesa. 

Indice de contenidos:

  • Viaje al pasado romano de Hispania en Clunia
  • Los sabores de antaño en Peñaranda de Duero
  • Moradillo de Roa, un paraíso subterráneo 
  • Historia viva y patrimonio en Caleruega

Viaje al pasado romano de Hispania en Clunia

En el término de Peñalba de Castro se sitúa Clunia, un impresionante yacimiento que alberga las ruinas romanas mejor conservadas de toda Europa. En su día una de las ciudades más importantes del norte de la Hispania romana, ofrece hoy una retrospectiva única a través de los restos arqueológicos de un teatro y otras edificaciones civiles como el foro, las termas y casas domésticas. Cabe destacar el conjunto de mosaicos magníficamente conservados con que cuenta.

Los sabores de antaño en Peñaranda de Duero

Con un pequeño tamaño que contrasta con un gran conjunto monumental, Peñaranda de Duero es un auténtico tesoro que guarda la comarca burgalesa de la Ribera del Duero. Declarado Monumento Histórico-Artístico, tiene en la Plaza Mayor su epicentro, flanqueado por algunos de los más bellos ejemplos de la arquitectura popular, como lo es el Palacio de los Condes de Avellaneda o la Excolegiata de Santa Ana. Sobre la cima de un cerro, domina imponente el paisaje peñarandino su Castillo, una fortaleza que se remonta a los siglos X y XI. 

Moradillo de Roa, un paraíso subterráneo 

Situado sobre un altozano que goza de unas amplias vistas a los campos de cereal y viñedos colindantes, Moradillo de Roa llama la atención por contar con casi tantas bodegas como habitantes residen en la localidad. La gran hospitalidad de sus vecinos junto con sus más de 150 bodegas y lagares, así como las bodegas subterráneas de cada casa, diversos servicios de hostelería y la existencia de senderos cercanos relacionados con las rutas de pequeño recorrido de la Ribera del Duero, invitan a descubrir este asombroso rincón al sur de la provincia de Burgos.

Historia viva y patrimonio en Caleruega

Al sureste de Burgos, Caleruega, considerado uno de los pueblos más bonitos de España, sobresale por su particular encanto y su valor histórico, especialmente por haber sido cuna del célebre Santo Domingo de Guzmán, fundador de los dominicos. Cuenta con importantes conjuntos monumentales como el Torreón de los Guzmanes, que data del siglo X; el Real Monasterio de Santo Domingo de Guzmán, del siglo XIII; o la Iglesia de San Sebastián, de principios del siglo XII y de estilo románico. Se trata también de una importante encrucijada, donde se pueden observar vestigios de la antigua calzada romana que unía las ciudades de Zaragoza y Astorga. Asimismo, como no podría ser de otra forma en una región consagrada al vino, las laderas del Monte de San Pedro, la Peña San Jorge, el Pico de la Horca y el Tallar, que circundan el lugar, albergan numerosas bodegas. 

Otros reportajes en la zona que te pueden interesar:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*