La belleza de Italia en 3 pueblos (y una ciudad)

Cefalú, Sicilia, Italia
Cefalú, Sicilia, Italia

La isla de Sicilia bien merece un recorrido por sus pueblos. Vamos en busca de la tradición siciliana recorriendo una pequeña parte de este territorio marítimo que abarca más de 1.000 kilómetros de costa, con pueblos y ciudades muy variadas. Ya solo por disfrutar de la belleza de estas cuatro localidades de Italia compensa el viaje.

Indice de contenidos:

  • Monreale y sus joyas bizantinas
  • Cefalú, un pueblo de película en Sicilia
  • Trapani, la ciudad más desconocida de Sicilia
  • No te vayas sin descubrir la magia siciliana en Erice

Monreale y sus joyas bizantinas

Plaza de Monreale, Palermo. Imagen: Soloqueremosviajar

Se puede llegar fácilmente en transporte público partiendo desde Palermo. Ponemos rumbo a Monreale, a tan solo 11 kilómetros de la capital siciliana. Da la impresión de que los únicos que pagan en el autobús son los turistas. Incluso, los pocos italianos que compran billete, cuando llegan a su destino se lo ofrecen a otros viajeros por si durante el trayecto que queda sube el revisor.

Calle de Monreale. Imagen: Soloqueremosviajar

Moreale es una localidad pequeña y con muchísimo encanto. A poco que te fijes te darás cuenta que su urbanismo es una mezcla de infinidad de estilos, algo por otra parte muy siciliano. Sin duda, cumple a la perfección con todos los estereotipos de los pueblos italianos. Tenemos la suerte de contar con la amabilidad de Pietro, un lugareño que conoce como nadie la historia del lugar y se presta a enseñarnos algunos secretos de este pueblo, entre ellos, la gruta subterránea que se encuentra en proyecto de rehabilitación. Apenas nos cruzamos con turistas, lo que nos permite disfrutar del pueblo con toda tranquilidad. 

Claustro de los Benedettos, Monreale. Imagen: Soloqueremosviajar

Monreale cuenta con 25 iglesias que antiguamente se comunicaban por debajo. Ciambra es su barrio más antiguo. Visita especial merece su Catedral, conocida en todo el mundo por los espectaculares mosaicos bizantinos que cubren su interior. Quizás la falta de iluminación le resta espectacularidad. La entrada es gratuita, pero no el bellísimo claustro de los Benedettos, (que sin ninguna duda es el atractivo principal y cuesta 6 euros). Y después de pasear por Chambra, el barrio más antiguo, toca ejercitar un poco las piernas poniendo rumbo hacia el Santuario di Maria Santissima Addolorata al Calvario delle Croci, donde se disfruta Monreale desde lo más alto.

Cómo llegar a Monreale. Está a apenas 1 hora de Palermo. El billete hay que comprarlo antes de subir al autobús en estancos y quioscos. Precio: 1,30 euros.

Cefalú, un pueblo de película

Panorámica de Cefalú, Sicilia. Imagen: Soloqueremosviajar

Es sin duda una de las grandes joyas sicilianas. Si decimos que entraría en el ranking de los pueblos más bonitos de toda Italia, no nos quedamos cortos. Por eso, no es de extrañar que este pueblo, de origen arabo-normando, sea de los más visitados de Sicilia. Nada más llegar, el destino principal lo tenemos claro: nos encaminamos al pequeño muelle que hay en la zona del puerto viejo. Nos espera unas de las mejores vistas de toda Sicilia: la playa de Cefalú bajo las tradicionales casitas sicilianas. Este lugar fue escenario de una de las escenas de la oscarizada Cinema Paraíso.

Lavadero medieval “Fiume Cefalino”. Imagen: Soloqueremosviajar

La Via Corso Ruggero y Vittorio Emanuele son las dos arterias principales del centro de Cefalú, y como no podía ser de otra manera están repletas de tiendas. Atravesando Vittorio Emanuele nos encontramos con un portal que esconde una agradable sorpresa: el lavadero medieval ‘Fiume Cefalino’. Si bien este lavadero ha sufrido modificaciones, te da una idea de cómo funcionaba cuando fue creado, y aunque ya no cumple la función para la que fue construido, queda como un pintoresco recuerdo de aquellos tiempos.

Duomo de Cefalú. Imagen: Soloqueremosviajar

Paseando llegamos al Duomo, que situado en un lugar privilegiado, rodeado de montañas, también merece una visita, sobre todo por su precioso mosaico bizantino del siglo VI. Y por supuesto, tenemos que recomendar un paseíto por el Lungomare, el paseo marítimo, donde podrás sacar unas fotos increíbles con el mar y Cefalú al fondo.

Cómo llegar a Cefalú: Coge el tren en la estación de Palermo Centrale, destino Santa Agata. Aproximadamente 1 hora de viaje. Precio: 6 euros trayecto.

Trapani, la gran desconocida

Panorámica de Trapani. Imagen: Soloqueremosviajar

Es una ciudad bastante desconocida, pero con muchas cosas interesantes. Lo que más llama la atención de esta localidad son las casas de colores frente al mar, así como su casco histórico, pero además, es la puerta de entrada a las Islas Égadas.

Paseando por la ciudad encontramos una mezcla de arquitectura barroca y aires árabes, que dan buena cuenta de su pasado. Destaca la Catedral de San Lorenzo y numerosos palacios, como el Palazzo Senatorio, Palazzo Cavaretta, o Palazzo Riccio di Morana, entre otros). Y luego están las iglesias, que por algo a Trapani se la conoce como “la ciudad de las 100 iglesias”.

Erice, la magia de un pueblo italiano

Erice al atardecer. Imagen: Soloqueremosviajar

Ponemos rumbo hacia Erice, hemos oído que es uno de los pueblos más bonitos de la zona (para mi gusto uno de los que más encanto tiene de todos los que hemos recorrido), y no nos defrauda.

Erice es una población de la provincia de Trapani, situada en el monte San Giuliano, a 751 m de altura y de casi 30.000 habitantes, aunque a la hora que llegamos (prácticamente al atardecer), lo que nos encontramos es un pueblo totalmente desierto.

Vistas de Trapani, desde el pueblo de Erice. Imagen: Soloqueremosviajar

El acceso en coche es por una carrera complicada. Estrecha, de pronunciadas cuestas y curvas que ascienden a lo largo de toda la montaña hasta lo más alto. Desde Trapani también se puede subir en funicular. Lo bueno de la altura es que te permite disfrutar de unas vistas preciosas de Trapani y de la costa. Al llegar, a la entrada del pueblo, hay un aparcamiento para dejar el coche, ya que todo el recorrido es peatonal.

Porta Trapani. Erice. Imagen: Soloqueremosviajar

Erice tiene tres puertas, Porta Trapani (por la que comenzamos la visita), Spada y Cármine.

Plaza de Erice. Imagen: Soloqueremosviajar

En la plaza Matrice se encuentra la Iglesia Madre o de Santa Mª de la Asunta y el campanario separado de la iglesia, aunque en realidad es una torre de vigilancia de 1315.

La noche cae sobre Erice y esto la convierte en un lugar mágico, casi de película.  En el camino de vuelta es imposible dejar de recordar este pueblo desierto de gente, de calles estrechas, tranquilo y sobrado de encanto.

Cómo llegar: Se encuentra a unos 30 minutos de Trapani, por lo que una buena opción es aprovechar para visitar los dos pueblos en coche en el mismo día.

Otros lugares cerca que te pueden interesar:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*