Cuenca, de las mejores vistas de España (y quizá del mundo)

Cuenca desde las alturas
La ciudad de Cuenca

Ya estamos dando los primeros pasos en la reanudación de la actividad turística, y como no podía ser de otra manera, toca hacer planes. En este verano tan atípico que nos espera, todo apunta a que Cuenca será uno de los destinos elegidos. Y razones sobran. En Cuenca te espera mucho arte y mucha naturaleza. ¿Te imaginas disfrutar de una jornada al aire libre en las hoces del Húecar y del Júcar? Te lo habrán contado, pero si no has estado, no sabes realmente lo que te pierdes. Y es que una escapada a Cuenca, da para mucho.

Y no, no exageramos si decimos que basta echar un primer vistazo para darse cuenta de que estamos en un destino realmente increible. Y nos quedamos cortos. Si no conoces Cuenca ya estás tardando, porque lo primero que pensarás es que hay que estar muy colgado para no haber venido antes.

Panorámica de Cuenca.
Ciudad de privilegiadas vistas, Cuenca (España).

Prepárate para andar y subir empedradas calles, pero sobre todo, prepárate para descubrir Cuenca, una de las ciudades con más encanto, no solo de España, sino del mundo. Su singular arquitectura de Casas Colgantes es el emblema de esta ciudad. Construidas en el siglo XIV como residencia de verano de reyes, hoy sólo tres se pueden visitar: la casa de la Sirena, convertida en mesón y las Casas del Rey donde se encuentra el museo de Arte Abstracto Español, de la Fundación Juan March. Desde sus ventanales encontrarás unas vistas privilegiadas. Continúa por el puente de San Pablo, de hierro y madera, sobre el río Huécar desde donde no te resistirás a tomar unas instantáneas de las Casas Colgadas.

Fachada de las casas popularmente conocidas como rascacielos en el barrio de San Martín 
Macu Llorente
Fachada de las casas popularmente conocidas como rascacielos en el barrio de San Martín

Muy cerca, y en pleno casco histórico se encuentra el que quizá sea el barrio más bonito de Cuenca, el de San Martín. De calles estrellas y laberínticas, lo que más destaca de él son sus casas muy estrechas, pegadas unas a las otras, y de numerosas alturas, como si desafiaran a las leyes de la naturaleza, y por lo que se han ganado el nombre popular de rascacielos.

Cuenca, una visita a la Ciudad Encantada

Otro lugar con mucho encanto es la colorida plaza Mayor donde está el Ayuntamiento, de estilo barroco, el Convento de las Petras y la catedral de Nuestra Señora de Gracia. Además, en Cuenca existen numerosos bares y restaurantes con terrazas panorámicas donde disfrutar de lo mejor de la gastronomía con unas vistas envidiables.

Y sin duda, lo mejor llega por la noche. Cuando la luz del sol se apaga, empieza la visita más especial al casco histórico. Ahora es el momento en el que la ciudad se transforma. Cada roca y cada callejuela de casonas señoriales se tiñen de magia. El bullicio de la gente ha dejado paso a la tranquilidad y al misterio, y Cuenca parece otra.

Formación rocosa en la Ciudad Encantada
Alberto Menéndez
Formación rocosa en la Ciudad Encantada

Viajes o no con niños, no te pierdas la Ciudad Encantada. En pleno centro del Parque Natural de la Serranía de Cuenca se encuentran formaciones rocosas a las que la madre naturaleza, a lo largo de miles de años, ha ido dando caprichosas formas gracias a la acción del agua, del viento y del hielo. Se trata de dejar volar la imaginación y durante un recorrido circular de unos 3 kilómetros ir descubriendo piezas de arte natural esculpidas en piedra a las que se les ha dado nombres de animales y objetos.

Otros reportajes en la misma zona que también pueden interesarte:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*