Atando cabos: los 5 que no hay que perderse en España

Nos vamos de ruta por los límites de España. La costa española nos ofrece parajes espectaculares que podemos descubrir en cualquier época del año, y donde podemos realizar actividades acuáticas que pondrán a tono nuestra adrenalina. Muchos de estos ecosistemas están protegidos y tienen accesos complicados por carretera. No está de más recordar que nuestro país cuenta con algunos de los cabos más impresionantes del mundo. Son destinos ideales para abstraernos y disfrutar de un entorno diferente mientras disfrutamos de las mejores experiencias marítimas.

Cabo de Gata (Níjar, Almería)

Imagen de Francisco J. Cruz en Pixabay CABO DE GATA

En Níjar, Almería, encontramos este cabo que se encuentra dentro del Parque Natural Cabo de Gata que fue, además, el primer espacio marítimo-terrestre protegido de Andalucía. Por su diversidad y las especies endémicas que viven en él también es Reserva de la Biosfera y Geoparque Mundial de la UNESCO. Allí, podemos descubrir increíbles arrecifes, acantilados, dunas y playas. Además, debido a sus aguas cristalinas, el Cabo de Gata es un lugar único para bucear.

Cabo de Finisterre (A Coruña, Galicia)

Imagen de Francisco J. Cruz en Pixabay FINISTERRE

Los romanos consideraban este cabo, situado en Galicia, como el punto más occidental de la Tierra por lo que se le conocía como ‘el fin del mundo’. El cabo Finisterre, o Fisterra en gallego, está rodeado de excelentes playas, unas de mar abierto y fuerte oleaje, apropiadas para la práctica del surf, y otras, al abrigo del cabo, de aguas tranquilas y cristalinas. Se trata de uno de los lugares más espectaculares de la Península y sus parajes son perfectos para deportes acuáticos como la pesca deportiva, el surf, el buceo, los paseos en barco y la vela ligera.

Cabo de Palos (Cartagena, Murcia)

wilkipedia.es Cabo de Palos Carthagena Spain

Este cabo es uno de los mejores lugares para bucear de Europa ya que la reserva marina de Cabo de Palos-Islas Hormigas es una de las áreas de mayor diversidad subacuática del continente. Si nos sumergimos en sus aguas podemos encontrar  algas y corales, así como una inmensa variedad de peces e, incluso, avistar cetáceos en tránsito hacia el Atlántico. Situado al sur del Mar Menor, su riqueza marina y buena conservación lo han convertido en reserva marina. Además, los más aventureros pueden disfrutar buscando restos de naufragios de todas las épocas.

Cabo de Formentor (Palma de Mallorca)

Imagen de Nicole Pankalla en Pixabay mallorca

Situado en el punto más septentrional de Mallorca, los acantilados pueden llegar a alcanzar en algunas zonas los 300 metros de altura, lo que da idea de la impresionante imagen que nos espera. Mientras, sus playas de arena blanca y sus aguas cristalinas rodeadas de montañas nos ofrecen un entorno único. Bajo el agua podemos encontramos cuevas submarinas y largos cañones que descienden hasta los 50 o 60 metros de profundidad y que esconden abundantes corales y grandes bancos de peces.

Cabo de la Nao (Jávea, Alicante, Comunidad Valenciana)

Cabo de la nao wilkipedia.es

En el municipio de Jávea encontramos este cabo que marca el pico más oriental de la provincia de Alicante. Debido a su pronunciada orografía ofrece unas vistas espectaculares. El Cabo de la Nao da forma a una costa acantilada, bajo la que encontramos pequeñas calas con cuevas submarinas e islotes como la Cova dels Orguens. Son espacios muy utilizados para la práctica del submarinismo y los deportes náuticos y donde está prohibido el uso de embarcaciones a motor y es necesario acceder con Kayaks.

En SeaBookings.com puedes encontrar diversas actividades acuáticas para realizar en cualquiera de estos cabos de nuestra geografía.