8 pueblos bonitos y con encanto de Castellón: no sólo Peñíscola y Morella

Ares del Maestre (Castellón),

La provincia de Castellón, y por extensión la Comunidad Valenciana, alberga numerosos municipios con encanto, ya sean de costa o de interior. Nombres como Peñíscola o Morella son, tal vez, los más reconocidos, pero hay muchos otros que también merece la pena visitar.

Os contamos una relación de, probablemente, los diez más bonitos de Castellón.

Peñíscola y su castillo flotando en el Mar Mediterráneo

Vista de Peñíscola
Vista de Peñíscola (Castellón).

Peñíscola, uno de los pueblos más bonitos de España, es un destino que atrapa por su historia, por su gastronomía y por su naturaleza. Esta ciudad cuenta con diferentes ambientes para disfrutar del mar y sus excelentes playas, de la montaña y, también, de grandes monumentos de su pasado.

Una buena forma de empezar a conocer Peñíscola es recorriendo de arriba abajo todo su casco antiguo. Algunas de sus casas y muchos de sus monumentos conservan el gran legado que dejó el Papa Luna en esta ciudad. 

Booking.com

El Conjunto histórico-artístico de Peñíscola posee grandes joyas de la Comunitat Valenciana. Entre ellas destaca el Castillo del Papa Luna, una gran fortaleza ubicada sobre una península rocosa en la costa. Con tan solo cruzar sus muros podrás viajar en el tiempo y conocer los grandes tesoros que todavía se conservan en su interior. Además, podrás disfrutar de unas magníficas vistas del Mediterráneo. Y qué decir del Bufador, un rincón lleno de magia que te sorprenderá por sus saltos de agua en los días de temporal.  Se trata de un agujero formado de forma natural de 6 metros de profundidad y que tiene la particularidad de poder escuchar el bufido del mar.

Morella, una joya medieval

Panorámica de Morella
Vista panorámica de Morella.

Innumerables son las razones por las que visitar Morella, una ciudad por la que han pasado todas las civilizaciones dejando impronta en sus calles, sus casas, sus rincones y su rico patrimonio cultural.

Íberos, celtas, griegos, romanos, cartagineses y árabes escogieron Morella, la capital de Els Ports, como destino para sus aventuras. Y poco es de extrañar. Esta ciudad, fundada sobre un peñón vigilante, presume de ser uno de los pueblos más bonitos de España. Es una joya medieval.

Y el tesoro principal es el Castillo de Morella. Su ubicación privilegiada ha hecho de esta fortaleza un sitio inexpugnable en el paso natural del interior a la costa.

Booking.com

Uno de los secretos de Morella es el Palacio del Gobernador, sorprendente por estar construido en el interior de una cueva y capaz de llevarte a los tiempos más prolíficos del Neolítico. También destacan sus impresionantes templos, como la Basílica Arciprestal de Santa María la Mayor o el Convento de San Francisco.

Pero, más allá de sus monumentos, Morella también enamora por el encanto de sus calles. El entramado urbano que dibujan es una excusa ideal para perderse en un agradable paseo por su casco antiguo y dejarse sorprender por rincones como la calle Blasco de Alagón, donde se encuentra el ayuntamiento, o el barrio de la Judería.

Sant Mateu, ideal para perderse por sus callejuelas

Plaza de Sant Mateu
Plaza Mayor de Sant Mateu.

Sant Mateu es un encantador pueblo del interior de Castellón, conocido históricamente como la capital de la comarca del Baix Maestrat. Perderte por sus calles, descubrir su gastronomía, su cultura y sus tradiciones es todo un lujo. Sant Mateu fue una rica población en la Edad Media gracias al comercio de la seda.

Hoy en día, en Sant Mateu podrás disfrutar de todo el patrimonio que tiene a través de una visita a su casco histórico. Iglesias, edificios civiles, un horno medieval, fuentes… Monumentos que lo convierten en un conjunto histórico declarado Bien de Interés Cultural (BIC).

Vilafamés, entre olivos y almendros

Calles de Vilafamés
Calles de Vilafamés (Castellón).

Un escenario incomparable sitúa a Vilafamés (Castellón) entre olivos y almendros. Su orografía ha influido de tal manera en la estructura del municipio que algunas viviendas han sido construidas sobre la misma montaña.

os templarios dejaron una huella en Culla, en Castellón, que el paso de los siglos no han conseguido borrar. Ven a seguirla y déjate sorprender por la belleza de su entorno.

Culla, precioso legado de los Templarios

Culla (Castellón)
Culla (Castellón).

El municipio de Culla en l’Alt Maestrat es una sorpresa para quienes lo visitan por primera vez, por la increíble carga histórica que atesora y por su fotogenia, que la convierten en un destino perfecto para quienes busquen rincones con encanto. 

Hay mucho que hacer en Culla y en gran medida se debe al legado que los caballeros Templarios dejaron en la localidad. Se trata de un enclave cuyo casco antiguo ha sido declarado Bien de Interés Cultural y que puede ser una gran opción para escapadas de fin de semana o incluso para acercarse a pasar el día desde otro punto de la Comunitat Valenciana. 

La ciudad tiene origen árabe, y tras la reconquista, fue adquirida por los Templarios, que dieron máxima importancia a su castillo, cuyos restos puedes visitar y descubrir su Torre del Frare Pere. Tras esta visita puedes dar un paseo por su casco histórico, que ha recibido una rehabilitación exhaustiva que le ha devuelto su encanto tradicional.

Ares del Maestrat y la belleza del paisaje montañoso

Ares del Maestrat2
Ares del Maestre (Castellón).

Ares del Maestrat se asienta sobre una imponente elevación rocosa, en la que se hallan los restos de su histórico castillo. Desde las alturas de esta montaña podréis disfrutar de unas magníficas vistas con las que descubrir el encanto del Maestrat y del paisaje montañoso de la provincia de Castellón. 

Cuenta con una población que no llega a los doscientos habitantes y el centro neurálgico del pueblo lo encontraréis en su Plaza Mayor. Desde aquí comienza un recorrido con el que descubrir los lugares más emblemáticos del municipio como, por ejemplo, la antigua lonja, que todavía mantiene sus arcos góticos-mudéjares del siglo XIV.

Segorbe y su acueducto

Acueducto de Segorbe
Acueducto, Segorbe (Castellón).

Segorbe, principal población de la comarca del Alto Palancia, reúne unas características envidiables en cuanto a su clima, su población y el mantenimiento de sus raíces culturales.

Con esta base, las posibilidades son muchas: desde un paseo por su casco antiguo en el que se conservan monumentos de origen medieval, hasta conocer los detalles de la elaboración artesanal de los bastones, una de la tradiciones más destacadas del municipio o descubrir sus cercanos parajes naturales. También destaca el acueducto medieval.

Benassal y la hidroterapia

Benassal
Benassal.

El agua de Benassal es la gran estrella de este municipio de L’Alt Maestrat, por su alto valor terapéutico derivado de su contacto, durante siglos, con la tierra, que la enriquece y convierte en un reclamo por derecho propio. Pero en Benassal además de disfrutar de la hidroterapia puedes escoger entre un buen número de actividades: hay aún más que ver en la localidad y en su entorno. 

Se trata de una localidad que tiene sus orígenes en el s. XIII y que ha sabido conservar su patrimonio arquitectónico y cultural, preservando tradiciones populares y sacras que dan vida a su calendario y animan a participar al visitante. Para empezar, un recorrido por sus calles nos ayudará a familiarizarnos con la ciudad antigua. Podremos acercarnos al horno medieval, descubrir la Torre del Bulc, adentrarnos en el lavadero o reconocer los restos de la muralla e identificar sus torres. 

Fotos y más información: GVA


Ruta con mucho encanto por pueblos de Castellón: de Montanejos a Bejís

Los 14 mejores castillos de Valencia: Sagunto, Xàtiva, Cullera, Requena…