7 razones para disfrutar de lo mejor de Andorra, el país de los Pirineos

El lago Estany Blau, en Andorra.
El lago Estany Blau, en Andorra. Autora: Gemma Coll (Unsplash).

Después de tres meses confinados en casa apetece respirar aire puro y rodearse de naturaleza. Andorra, el país de los Pirineos, es seguro y plenamente preparado para acoger a turistas con todas las garantías sanitarias una vez se permita acceder al país por la frontera hispano-andorrana. Te contamos 7 razones para visitar y disfrutar en Andorra.

Para que vayas planificando tus vacaciones de verano te proponemos algunos planes para que los puedas disfrutar en compañía de quien más quieres.

Redescubrir el placer de las pequeñas cosas lejos de las grandes aglomeraciones de la ciudad. Rutas de senderismo para todos los niveles y gustos. Paseos en plena naturaleza de medio día o bien, de día entero sin olvidar los itinerarios para perderse entre las montañas.

1) Rutas entre lagos y bosques

Las opciones son infinitas, desde rincones más conocidos del país como la Ruta del Hierro, el lago de Engolasters o los lagos de Tristaina hasta rutas más exigentes como son el pico del Comapedrosa, el estanco de la Nou, o una salida al refugio de l´Illa pasando por Fontverd. La lista de propuestas es realmente inacabable ya que un 90% del territorio de Andorra son lagos y bosques.

Una mujer en Estanys de Tristaina, Andorra
Una mujer en Estanys de Tristaina, Andorra. Autor: Rodríguez de Herrera (Unsplash).

2) Tres parques naturales

De hecho, el Principado cuenta con tres parques naturales: el Parque Natural de los Valles de Sorteny, el Parque Natural de los Valles del Comapedrosa y el Valle del Madriu-Perafita-Claror, este último declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

3) Escalada, vías ferratas, barranquismo…

Vista de los Pirineos en Sant Julià de Lòria, Andorra
Vista de los Pirineos en Sant Julià de Lòria, Andorra. Autora: Beatriz Álvarez (Unsplash).

Escalada, vías ferratas, barranquismo son otras de las actividades aptas solo para aquellos que buscan la aventura en sus salidas al aire libre.

Los fanáticos de las dos ruedas tienen a su alcance 21 puertos de montaña repartidos por todo el país. Ya sea en bicicleta de carretera o bien, en bicicleta eléctrica o BTT es una buena manera de recorrer Andorra y descubrir rincones con unas vistas espectaculares como el Coll de la Gallina, la Collada de Beixalís, el Coll de Ordino o Els Cortals.

Las estaciones de Grandvalira y Vallnord-Pal Arinsal también están ya a punto de abrir sus puertas. El Bike Park y el Mountain Park de Vallnord-Pal Arinsal lo harán el próximo 27 de junio mientras que Grandvalira lo hará el 4 de julio con actividades para toda la familia.

4) Pueblos con encanto: Anyós, Ordino, Pal..

Pueblos de Andorra. Imagen de Carmen Carbonell, en Pixabay.

Pueblecitos con encanto y fuera de la capital: Anyós, Ordino, Pal, Canillo, Prats o Llorts para nombrar solo algunos son perfectos para aquellos que buscan calma y tranquilidad. Quedarse a dormir en un alojamiento rural, disfrutar de la gastronomía del país y descubrir la cultura autóctona sin prisas es realmente todo un placer.

5) Gastronomía de montaña: carne, vino, setas…

La cocina andorrana es típica de montaña y ha integrado a la perfección algunas influencias catalanas y francesas. Saborear platos tradicionales de montaña, como un arroz con setas o una carne a la brasa regados con un vino de altura de Andorra es un sueño hecho realidad para los gourmets. Los paladares más finos disfrutarán también de una buena selección de embutidos andorranos en especial de la donja y la bringuera, de las mermeladas y de los quesos artesanos, entre otros.

Después o antes de una buena comida qué mejor que cultivar el espíritu haciendo un viaje en el tiempo sin moverse de sitio. Visitar la Casa de la Vall, el antiguo parlamento de Andorra; la Casa Museo Areny-Plandolit, la Casa Cristo, la Casa Rull o bien, la Farga Rossell. Todos ellos conservan y hacen revivir una parte de la historia del país.

6) Ciudad sin estrés

Escultura de Dalí en la Plaza de la Rotonda. Imagen de Tomasz Hanarz, Pixabay.

El centro urbano está situado en una zona privilegiada porque está rodeada de montañas. El eje comercial The Shopping Mile, concentra buena parte de los principales comercios del país y es también una de las zonas más conocidas.

El verano es una buena ocasión para pasear por el Centro Histórico de Andorra la Vella, disfrutar de un vermut en Vivand o bien, hacer una parada en la plaza de la Rotonda al lado de la conocida escultura “La Noblesse du temps” de Salvador Dalí.

7) Spas para relajarse

Para aquellos que necesitan relajarse de verdad, la mejor opción es ponerse en manos de Caldea o bien, de Inúu. Los dos spas abren sus puertas el próximo 4 de julio para ofrecerte entre los dos centros más de 57.000 m2 dedicados al bienestar.

Antes de viajar a Andorra te recomendamos que te informes de los protocolos de la COVID-19:

https://visitandorra.com/es/covid-19-en-andorra/

Otros reportajes que pueden interesarte: