6 de las mejores recetas británicas de repostería

Blackberry y Apple Crumble
Blackberry y Apple Crumble. Autor: Wikipedia.

El 17 de mayo de 2020 se celebra el World Baking Day, ¡la oportunidad perfecta para lucir delantal, aprender 6 recetas nuevas y regalarse un delicioso capricho británico! Estos postres y panes tradicionales van a llevar el sabor de Gran Bretaña a hogares del mundo entero.

Así que, tanto si los amantes de la repostería ya han hecho sus pinitos horneando clásicos como panecillos scones, hot cross buns o las inimitables galletas de mantequilla shortbread con limón y lavanda, o son novatos en el arte de la repostería británica, aquí presentamos una selección de seis recetas sencillas para probar en casa.

Apple Crumble

dilyara garifullina Ubfn5Oh8Awg unsplash
Lee la receta para hacer un delicioso Apple Crumble. Autor: Dilyara Garifullina.

Un claro favorito en los hogares británicos, el apple crumble es un postre tradicional perfecto para poner un final magistral a una comida en casa. No hay nada que bata a este reconfortante postre y su inconfundible sabor británico. La receta es la siguiente:

Ingredientes (para 4):

3-4 manzanas para cocinar

2 cucharadas de agua

100 g de azúcar moreno

150 g de harina

100 g de mantequilla

1/2 cucharadita de canela molida

Elaboración:

Primero, precalentar el horno a 180 ˚C. Pelar las manzanas, quitarles el corazón y cortarlas en trozos de unos 2 cm. Echar los trozos en una cazuela.

Añadir las dos cucharadas de agua, la canela y la mitad del azúcar moreno. Cocinar a temperatura media, removiendo bien hasta que las manzanas estén blandas. Cuando esté listo, verter el contenido de la cazuela en una fuente para horno.

Echar el resto del azúcar y la harina en un cuenco grande y mezclar con la mantequilla, usando los dedos, hasta que los ingredientes empiecen a coger una textura como de migas. Una vez lista, repartir la mezcla sobre las manzanas hasta cubrirlas del todo.

Meter en el horno 30 minutos, hasta que esté muy caliente y adquiera un color marrón dorado.

Consejo: Para disfrutar de una experiencia gastronómica al más puro estilo británico, servir con natillas.

Pudin de pan y mantequilla

Otro postre que te hará la boca agua es el pudin de pan y mantequilla, con una historia tan rica como su cremoso sabor. Se dice que este plato, que se viene tomando en Gran Bretaña desde hace siglos, fue creado por cocineros muy ahorradores que querían aprovechar el pan duro. Una forma perfecta de usar el pan viejo, este postre ha resistido el paso del tiempo y sigue gozando de la misma popularidad de siempre.

Ingredientes (para 7):

2 huevos

100 g de azúcar granulado 

1-2 cucharaditas de canela molida

6 rebanadas de pan

Mantequilla (suficiente para untar el pan)

100 g de pasas

500 ml de leche entera 

Elaboración:

Precalentar el horno a 190 ˚C y engrasar ligeramente una fuente para horno. A continuación, mezclar el azúcar con la canela en otro cuenco. Para el pudin en sí, untar con mantequilla las rebanadas de pan y cortar por la mitad, en cuadrados o triángulos, como se prefiera.

Colocar el pan en la fuente, poniendo las capas que quepan, e ir echando por encima de cada rebanada las pasas y el azúcar especiado.

Después, batir la leche con los huevos y echar la mezcla sobre las rebanadas azucaradas. Dejar empapar 10 minutos.

Meter 40 minutos en el horno precalentado, hasta que se dore.

Consejo: Servir con nata líquida para conseguir un postre incluso más rico. 

Bannocks con helado de plátano

Este postre está protagonizado por una base cubierta de una selección de apetitosos ingredientes. Un plato muy popular por las costas escocesas que nos brinda un delicioso ejemplo de la gastronomía del país. Puedes encontrar esta receta del cocinero Craig Sandle en la colección de recetas de VisitScotland.

Ingredientes para la masa:

Bannocks:

220 g de harina

2 cucharaditas de levadura

50 g de azúcar extrafino

2 huevos grandes

Una pizca de sal

80 g de mantequilla sin sal

200 ml de leche entera

Un trocito de mantequilla

Ingredientes para el relleno:

2 plátanos

2 cucharadas de azúcar glas

100 g de azúcar extrafino

50 ml de agua

100 ml de nata

50 ml de leche entera

Una pizca de sal

4 bolitas de helado de vainilla

Elaboración:

Mezclar todos los ingredientes para la masa de los bannocks con una batidora hasta formar una masa homogénea.

Para cocinar los bannocks, usar un cazo o cucharón para ir echando la mezcla en una sartén untada de mantequilla. Cocinar a temperatura media. Esperar hasta que se formen burbujitas en la superficie (tardará unos tres minutos) y, después, dar la vuelta a cada bannock y cocinar el otro lado otros dos minutos.

Para caramelizar los plátanos, pelarlos y cortarlos en rodajas. Cubrirlos con el azúcar glas y meterlos en el grill del horno hasta que se doren los bordes.

Para hacer la salsa de caramelo, calentar el azúcar y el agua juntos, hasta que la mezcla hierva y se caramelice. Después, añadir la nata y la leche (cuidado porque al echarlos en el cazo, salpicará). Añadir una pizca de sal y volver a hervir. Retirar del fuego.

Poner los bannocks en platos y colocar los trocitos de plátano caramelizado alrededor, formando círculos. Colocar una bolita de helado de vainilla en el centro de cada uno y servir.

Consejo: Para un toque extradulce, servir con un chorrito de salsa de caramelo por encima.

Cranachan

pexels photo 1412321
Cranachan, de origen escocés. Autor: Pexels.

Otro clásico escocés de chuparse los dedos es el cranachan, que originalmente se servía para celebrar la cosecha en la temporada de frambuesas, en junio. Hoy en día, es un capricho que se suele tomar después de una comida o cena especial a lo largo y ancho de Escocia. 

Ingredientes (para 4):

2-3 cucharadas de avena

350 ml de nata para montar

300 g de frambuesas

3 cucharadas de whisky

3 cucharadas de miel

Azúcar extrafino (para endulzar el puré)

Elaboración:

Primero, echar la avena en una fuente forrada con papel de horno, repartirla bien y meter en el grill del horno hasta que empiece a dorarse.

Para preparar el puré de frambuesa, coger la mitad de las frambuesas y pasarlas por un colador o tamiz para licuarlas, añadiendo el azúcar extrafino para endulzar, si hace falta. Batir la nata hasta que casi esté montada y añadir la miel y el whisky, removiendo poco a poco. Añadir la avena y volver a remover hasta juntar todo bien.

Repartir en cuatro cuencos o copas de cóctel e ir alternando capas del puré de frambuesas y la nata (y las frambuesas que queden).

Meter en la nevera unos minutos antes de servir.

Consejo: No tengas reparo en probar diferentes cantidades de miel o whisky, ya que estos dos ingredientes se suelen dejar en la mesa para que los comensales los añadan a su gusto.

Welsh Rarebit

Welsh rarebit
El Welsh Rarebit se trata de una riquísima versión de otro clásico del país, el cheese on toast. Autor. Wikipedia.

Muy popular por todo Gales y en el resto de Gran Bretaña, el origen del Welsh rarebit se remonta al siglo XVIII. Se trata de una riquísima versión de otro clásico del país, el cheese on toast (queso fundido sobre rebanadas de pan tostado), pero con un toque picante. Un bocado para disfrutar en cualquier momento del día.

Ingredientes:

350 g de queso rallado

1 huevo

2 cucharadas de cerveza (preferiblemente negra) o leche

1 cucharadita de salsa Worcestershire (si se tiene)

1 cucharadita de mostaza

Una pizca de pimentón

Doce rebanadas de pan

Elaboración:

Mezclar el huevo con la cerveza o la leche, el queso, la salsa Worcestershire, la mostaza y el pimentón. Tostar el pan por un lado y esparcir la mezcla del queso por el lado sin tostar. 

Meter en el grill del horno hasta que la mezcla del queso se derrita y se dore. Servir caliente… ¡y que aproveche!

Consejo: ¿Te apetece probar otras recetas galesas? VisitWales ha preparado una página sobre comida llena de información y platos tradicionales.

Fifteens

Este postre de Irlanda del Norte se llama Fifteens por el número de cada ingrediente principal que lleva. Un capricho muy popular en las cocinas de Belfast y de todo el país.

Ingredientes:

15 malvaviscos (o nubes)

15 galletas Digestive o corrientes

15 cerezas confitadas (opcional)

100 g de coco rallado y seco

200 ml de leche condensada

Elaboración:

Desmenuzar las galletas y reservar para más tarde.

Cortar los malvaviscos en cuartos y ponerlos en un cuenco con las galletas machacadas, las cerezas y la leche condensada. Remover bien. Coger un trozo de film adherente y espolvorearlo con el coco. A continuación, echar encima la mezcla y darle forma de tubo. Espolvorear el resto de coco y enrollar la mezcla en el film adherente.

Enfriar en la nevera unas cuatro o cinco horas. Después, cortar en 15 rodajas y servir.

Consejo: Las cerezas son opcionales, ¡pero son la guinda de este postre!

Más información en Turismo de Gran Bretaña.

Otros reportajes sobre Gran Bretaña:

Diez cosas que no te puedes perder en Inglaterra en 2020

Inverness, la puerta de entrada a las Highlands de Escocia

Irlanda del Norte: de Belfast a la Calzada del Gigante (1)