Lo mejor de la Bolivia indígena: 3 viajes a lugares impresionantes

El lago Titicaca desde la Isla del Sol, Bolivia
Un joven habitante de la Isla del Sol corre ante un paisaje imponente. Autor: SoloQueremosViajar.

Puede que no aparezca en la mayor parte de las listas de destinos favoritos, pero Bolivia es un lugar digno de ser visitado y disfrutado. He aquí tres lugares que representan lo más espectacular de la Bolivia indígena y que bien merecen un viaje a este país sudamericano:

Isla del Sol

Ubicada en el lago Titicaca, el lago navegable más alto del mundo (3812 metros sobre el nivel del mar) compartido entre Perú y Bolivia, se encuentra esta isla boliviana, la mayor que existe en sus aguas con cerca de diez kilómetros de longitud y casi cinco de anchura. A ella se accede en barca desde la población costera de Copacabana, a la cual se puede llegar con facilidad desde la capital de Bolivia, La Paz.

Si algo hay que destacar de la Isla del Sol es la especial energía que transmite, no en vano es considerada como el lugar de nacimiento del Imperio Inca y, según la mitilogía del mismo, en ella nació Viracocha, el Dios Creador. Y sí, siendo así, se puede decir sin miedo a equivocarse que una puesta de sol vista desde aquí tiene algo de diferente, por no decir, bastante de espectacular.

Trucha Titicaca
Un completo plato con la trucha como estrella del mismo. Autor: SoloQueremosViajar.

Los restos arqueológicos presentes en ella conviven con paisajes de cultivos en terraza y todo ello se puede apreciar recorriéndola de norte a sur o viceversa a través de un camino que hace las veces de columna vertebral. Para recobrar fuerzas tras esta caminata, se puede apostar sin miedo a equivocarse por una de las especialidades culinarias del lugar: la trucha.

Potosí

Lugar de origen de gran parte de la riqueza española en otra época, no en vano todavía conservamos la expresión “valer más que un potosí”, la historia de esta localidad al este de Bolivia viene marcada por la omnipresencia del Cerro Rico, en cuyas entrañas estuvo la mina de plata más grande del mundo durante los siglos XVI y XVII.

El Tio
Los mineros del Cerro Rico confían en El Tío. Autor: SoloQueremosViajar.

Todavía en explotación, las instalaciones mineras pueden ser visitadas hoy en día y comprobar así, de primera mano, la dureza del trabajo que se realiza en ellas y que, para ser soportado, hace que se utilice bastante el recurso de masticar hojas de coca y consumir alcohol de alta graduación, además, de pedir la protección del dios que manda aquí, El Tío, con ofrendas en forma de tabaco, bebida…

Potosi
El Cerro Rico está omnipresente en Potosí. Autor: SoloQueremosViajar.

Pero Potosí no es sólo el Cerro Rico. Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO desde 1987, la arquitectura de la ciudad también es merece admiración. En este sentido, entre otras cosas, es considerada la cuna del Barroco andino en Bolivia.

Salar de Uyuni

El Salar de Uyuni, en el sur de Bolivia
El Salar de Uyuni, en el sur de Bolivia

Se trata del salar más grande del mundo y a él se puede llegar desde la localidad de Uyuni, al este de Bolivia y sur de La Paz. Comprende 11000 kilómetros cuadrados de superficie completamente blanca que nada tiene que ver con la nieve y que parece no tener fin cuando se recorre en coche. Las fotos que uno puede realizar en él son dignas de otro planeta. Como de un paisaje lunar es el hecho de encontrarse en él con una única isla, Incahuasi, la cual está llena de cactus, sus principales pobladores.

Salar Uyuni
Un trabajador se toma un descanso en el salar. Autor: SoloQueremosViajar.

A modo de curiosidad, uno puede encontrar en el Salar de Uyuni un alojamiento en el que es posible dormir en camas de sal, comer en mesas de sal… Eso sí, la importancia económica de ese antiguo lago prehistórico no radica exclusivamente en la sal, sino en la mayor reserva mundial de litio que hay debajo de él.

Otros reportajes sobre Sudamérica:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*