Teruel existe (y no sólo para los amantes)

Plaza del Torico, Teruel
Plaza del Torico y edificios Modernistas, Teruel

En una escapada romántica Teruel deja el listón muy alto. Porque es de esos lugares a los que hay que ir a propósito, pero al que después se vuelve seguro. En Teruel te espera mucha historia, (y no sólo leyendas románticas, que también), arquitectura, paisajes de ensueño y una tranquilidad que hay que saborear poco a poco.

Te espera de todo un poco, por algo en la ciudad convivieron las tres culturas más importantes: judíos, musulmanes y cristianos. La mejor manera de comprobarlo es en sus edificios. Aquí se encuentra el mudéjar turolense, joya de nuestra arquitectura, y como muestra de su relevancia, un detalle importante: fue declarado Patrimonio de la Humanidad un año antes que la Muralla china o la necrópolis de Atenas.

El famoso toro que mide sólo 45 céntimetros

Una de las primeras cosas que nos sorprende es que para los turolenses todas las palabras terminan en ico, y la otra es que todo paseo por Teruel nos conduce a la plaza del Torico, centro neurálgico de la ciudad desde la que salen ocho calles. La fama del toro (que preside la plaza desde lo alto de una columna) es inversamente proporcional a su tamaño: 45 centímetros. En esta plaza porticada, con forma ovalada y un poco en cuesta, podrás admirar edificios modernistas como la casa Ferrán o la Madrileña. Además está llena de terracitas y bares de tapas.

Teruel está diseñada para verla desde arriba. Por algo, tres de los lugares imprescindibles son las tres torres mudéjares: la de El Salvador, San Martín y San Pedro. Subimos a la torre de El Salvador (2,5 euros), merece la pena verla por dentro (subir hasta el campanario) y admirarla por fuera, ya que el exterior cuenta con todo un repertorio decorativo de arte islámico.

Después, visitamos la iglesia de San Pedro. Nada más entrar llama la atención el techo colorido (pintado a principios del siglo XIX) tras un incendio, y que recuerda al arte bizantino. Es sin duda, uno de los lugares más importantes para los turolenses, ya que aquí fueron enterrados sus famosos amantes, a los que se puede visitar en el mausoleo contiguo. En el interior de dos sarcófagos realizados por el escultor Juan de Ávalos, se encuentran las dos momias que, según investigaciones realizadas a través de la prueba del Carbono 14, parece que corresponden a las de los célebres amantes de Teruel. Después, desde el jardín (antigua necrópolis) encontramos unas estupendas vistas de la nave de la iglesia y sus torreones. En el mismo lugar tienes el acceso a la Torre de San Pedro, la de menor altura de las cuatro medievales que se levantan en la ciudad.

Uno de los puntos más bonitos es la escalinata neo-mudéjar situada frente de la estación de tren, construida en el siglo XX (1920-1921) por José Torán. Merece la pena verla desde abajo. Al subir y a la mitad del recorrido, hay una fuente. También hay varios ascensores justo debajo de la escalinata.

No te puedes perder: Visita completa y guiada al Mausoleo de los Amantes, Iglesia de San Pedro y torre de San Pedro. Precio: 8,5 euros.

Dónde comer: Restaurante Yain, su nombre significa vino en hebreo, detalle que muestra la importancia de su bodega. Comida de vanguardia. Plaza de la Judería (en el casco histórico). Precio medio: 35 euros por persona, sin bebida.

Y a la hora del vermut: De pura cepa, con más de 120 tipos de vermut diferentes.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*