El Camino de Santiago: mi primer día, llegada a Sarria

Dirección hacia el Camino de Santiago
Dirección hacia el Camino de Santiago, con el logo y la distancia que falta para llegar a Santiago de Compostela. Autor: SoloQueremosViajar/Héctor González

Mi objetivo consistía en hacer cien kilómetros de El Camino de Santiago. Me daban igual el camino y el tramo. En ese mar de dudas, y cuando parecía que más o menos las había disipado inclinándome por el recorrido Primitivo o Francés, desde sus inicios hasta Estella, localizo, buscando por internet, una agencia que explica que facilita el alojamiento. Si algo quería evitar era el agobio de tener que ir corriendo cada día para contratar una cama sobre la que tumbarme.

Total, que en esta agencia me comentan que, ya que quiero hacer alrededor de un centenar de kilómetros en cinco días –ese es el periodo de que dispongo-, por qué no escojo los últimos cien y así me llevo mi credencial en Santiago.

Inicio en Sarria

Sarria (Lugo)
Municipio de Sarria, en la provincia de Lugo. Autor: SoloQueremosViajar/Héctor González

La lógica del razonamiento del agente y la falta de constancia de los míos hacen que opte por su propuesta. Empezaré en Sarria (Lugo). Me hace reservas de cama en albergue privado y de transporte de maleta por Correos. Posteriormente, ya en El Camino, descubriré que me habría ahorrado la mitad de lo que me cobraron si hubiera contratado todo por mi cuenta. Esa ya es otra historia. Ahora estoy lanzado.

Realmente mi recorrido ferroviario comienza en Cullera (Valencia) a las 7.47 horas de un jueves. A las 9.40 subo en el AVE que me llevará a Madrid y, desde allí, empalmo con el tren que me dejará en Sarria, inicio de mi camino y etapa recurrente para principiantes por hallarse a poco más de un centenar de kilómetros de la gran meta que constituye Santiago de Compostela.

Este último trayecto se me hace eterno, sobre todo el tramo desde Orense, cuando el tren parece que desanda y va trotando. Allí entablo mi primera conversación sobre El Camino (a todo esto, aún no he comentado que lo hago sin acompañante). Dialogo con una chica de Puertollano (Ciudad Real), que me comenta su intención de hacer los 112 kilómetros en cuatro etapas.

Localizo el albergue y allí me asignan la última litera que queda libre en una habitación para ocho personas. La comparto con una pareja de italianos, otra de ingleses, un catalán, un andaluz y un alicantino de Pego.

Cada litera, como iré comprobando a lo largo de El Camino de Santiago en la mayoría de albergues, tiene su enchufe y lamparita incorporados. El cuarto de baño de hombres del alojamiento dispone de dos duchas, además de una zona común ajardinada en la que puedes servirte cerveza, café o té.

Peregrinos

Peregrino recorriendo el Camino de Santiago en la localidad de Sarria
Peregrino recorriendo el Camino de Santiago en la localidad de Sarria. Autor: SoloQueremosViajar/Héctor González

Empezamos a conversar Toni (peregrino de Barcelona), Evarist (de Pego, aunque residente en Valencia) y yo. Nos bajamos a tomar una cerveza, y ya sobre las 20.30 me voy a dar una vuelta por el pueblo (están cerradas las iglesias a esta hora) y a cenar.

La localidad cuenta con su capilla, ermita, restos de castillo, mirador y su correspondiente Rúa Mayor. El clásico acento gallego a veces no es fácil de coger, sobre todo en mi primer día. Tampoco las dudas que te plantean en la respuesta y que no te aclaran la pregunta. Empiezo un poco estresado y temo no poder disfrutar de El Camino de Santiago. No será así.

No ceno en una pizzería bastante recomendada en guías y opto por un bar de tapas aunque, para mi decepción, no me ofrecen una sola de las que podríamos catalogar como típicas. A las 22.45 horas ya estoy tumbado sobre mi cama, con sus fundas desechables en almohada y colchón, leyendo sobre el recorrido de mañana.

La crónica del viaje continuará…

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*