Curiosidades de Andorra, cercana y desconocida

Vistas de Andorra, el país de los Pirineos. Autor: Turismo de Andorra.
Precioso paisaje de Andorra, el país de los Pirineos. Autor: Turismo de Andorra.

Andorra sorprende como país. Lo hace pasear por una diminuta nación con siete picos que casi rondan los 3.000 metros de altura y que apenas tiene un 10% de su superficie construida. Se trata de un recorrido entre montañas por un lugar tan cercano a España como, muchas veces, desconocido y del que recibimos poca información, algo que a sus habitantes quizás les interese.

No llegan a 80.000 habitantes, pero mantienen un férreo control sobre concesión de nacionalidades e incluso sobre cupos de ´temporeros´ o trabajadores que acuden en temporada alta de turismo para reforzar a los autóctonos en sus negocios. 5.000 temporeros anuales me comentó un guía. Parece poco recurso humano para tanto negocio que se mueve en Andorra.

Los bancos y las gasolineras proliferan. Los primeros, eso sí, con marcas propias. La gasolina, hasta 40 céntimos el litro más barata que la de Francia y unos 15-20 respecto a la de España. Esta pequeña nación montañosa se halla dividida en siete parroquias (equivaldrían a las autonomías españolas), cada una con sus propias instituciones y con dos consellers o representantes en el parlamento.

En total, cada parroquia elige dos, y los otros 14 salen de una lista nacional. Tres de cuatro partidos obtienen representación. Y la documentación que genera el parlamento se hallaba archivada tradicionalmente en un armario con siete llaves, una que corresponde a cada parroquia. Sin las siete llaves, no se puede abrir. Por tanto, o están todos y se ponen todos de acuerdo, o no avanzan. De ahí su lema de la virtud unida es más fuerte. Y juntos hacen piña para beneficio propio.

Iglesias románicas, atractivo monumental

Las Iglesias románicas son frecuentes en Andorra. Autor: Turismo de Andorra.
Las Iglesias y monumentos románicos son frecuentes en Andorra. Autor: Turismo de Andorra.

Las iglesias románicas constituyen su principal atractivo monumental. Algunas están abiertas para entrada libre; otras, no. Y disponen de un centro de interpretación del románico atendido por un perfil que predomina bastante en los espacios públicos: el de jóvenes desganados sin demasiada motivación en que entres en los lugares. Apenas te dan explicación. Sorprende cuando el turismo, teóricamente, es un recurso económico fundamental para Andorra.

No acabo de comprender, y tampoco me resolvieron la duda cuándo la planteé, por qué no son lenguas cooficiales el francés y el catalán, sobre todo si tenemos en cuenta que los copríncipes son el presidente de Francia (hasta la revolución, el rey; y antes, el conde de Foie) y el obispo de Urgell. Se quedan únicamente con el catalán, lengua que aparece en todos los rótulos e informaciones.

Las tiendas, el principal reclamo

Las tiendas constituyen uno de sus principales reclamos, sobre todo en Andorra La Vella. Por cierto, con numerosos trabajadores de rasgos asiáticos y limitada comprensión del castellano y del catalán.

La flota de autobuses resulta anticuada. No aparecen paneles informativos interiores que marquen el itinerario que siguen para saber dónde tienes que bajar si desconoces la ruta. Funciona el sistema tradicional de decirle al conductor dónde quieres ir y luego, cuando llegas a ese punto, este te avisa. Aunque en los dos casos en que lo practicamos no funcionó por la escasa expresividad del chófer. Los niños pagan al subir en el autobús desde ya los tres años. Un cobro bastante prematuro. El trayecto de La Massana a Andorra cuesta 1,85 euros.

Las plantaciones de tabaco proliferan por todo el país. Único cultivo que se percibe, parecen acelgas enormes. Luego, en numerosos comercios aparece el rótulo de “el tabaco más fresco”. Me resulta curioso leer ese calificativo para el tabaco.

Territorio ciclista

Ciclistas de montaña en Andorra.
Un grupo de ciclistas de montaña disfrutando en los montes de los Pirineos. Autor: Turismo de Andorra.

El cartel de territori ciclista lo reiteran en todos los paneles de carreteras para atraer ciclistas de diversos países. Contrasta con una presencia no muy abundante de carril bici. Esta situación provoca que muchos ciclistas invadan sin reparo aceras y sendas rurales. Otro rótulo muy común reitera la prohibición de pasear perros por múltiples lugares. Hasta un extremo nunca visto en otros países, por lo menos por quien suscribe este artículo.
Podría seguir.

Un país precioso

De Andorra me llevo la impresión de un país precioso, con sus bordas (masías autóctonas que ejercen de restaurantes) que sirven abundantes platos de carne, con una buena ruta peatonal entre La Massana y la Cortinada y todo tipo de sendas forestales (Camí Ral, por ejemplo) para perderse y disfrutar del paisaje. 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*