Berlín, una metrópolis vertiginosa

Puerta de Brandenburgo, en Berlín.
Puerta de Brandenburgo, en Berlín. Autor: Turismo de Alemania.

Al mencionar Berlín, en lo que se piensa primero es en la Puerta de Brandeburgo, la obra arquitectónica más famosa de la capital. Aunque durante décadas se ha considerado símbolo de la división de Alemania, también ha sido el elemento central de una metrópolis vertiginosa.

Avenida Kurfürstendamm

El lado oeste de la ciudad se caracteriza por la Kurfürstendamm, prototipo de avenida elegante de una ciudad. Alberga los grandes almacenes Kaufhaus des Westen, conocidos como KaDeWe, las tiendas de última moda y fantásticas galerías, además de los preciosos barrios burgueses y la famosa vida nocturna berlinesa.

Esto incluye disfrutar de una noche en el Friedrichstadt-Palast, la mayor sala de variedades de Alemania.

Puerta de Brandenburgo y barrio gubernamental

Sin lugar a dudas, en el barrio gubernamental el viajero percibe que se encuentra en una gran urbe. Este barrio se extiende desde la Puerta de Brandeburgo y el cercano Parlamento en dirección al este. Aquí también se hallan bien preservadas la paz y la libertad, a diferencia de en otras épocas en las que desde Berlín se perpetraron crímenes inconcebibles.

El memorial a los judíos asesinados en Europa diseñado por el arquitecto neoyorquino Peter Eisenman, en las inmediaciones de la Puerta de Brandeburgo, recuerda este pasado. También el memorial Topografía del Terror, ubicado en el antiguo cuartel general de la Policía Secreta del Estado.

Unter den Linden y Alexanderplatz

Unter den Linden (Berlín). Autor: Turismo de Alemania.
Unter den Linden, una de las principales avenidas de Berlín. Autor: Turismo de Alemania.

Hacia el este parte la avenida de Berlín Unter den Linden en dirección a la plaza Alexanderplatz, que discurre por la Isla de los Museos, Patrimonio Cultural de la Humanidad, la Catedral de Berlín, la Neue Wache (Nueva Guardia) y el Zeughaus (Arsenal) de estilo barroco, actualmente sede del Museo Histórico Alemán.

Si avanzamos un poco más llegamos a la Fernsehturm (Torre de la Televisión), la obra arquitectónica más alta de Alemania. Desde ella se puede disfrutar de unas espléndidas vistas sobre la ciudad e incluso más allá de Brandeburgo.

La plaza más bella de la capital

Muy cerca encontramos la Gendarmenmarkt (Plaza de los Gendarmes), conocida como la plaza más bella de Berlín. Flanqueada por la Catedral de Berlín, la Catedral Francesa y la Ópera, ofrece un conjunto de una especial grandeza y una talla excepcional.

Los Hackesche Höffe, el complejo cerrado de patios más grande de Alemania -declarado monumento nacional en 1977-, tienen una atmósfera desenfadada.

El Berlín antiguo: arte, cines y teatros

En su interior hallamos una verdadera reminiscencia del Berlín antiguo, una mezcla multicolor de galerías de arte, cines, teatros y espectáculos de variedades, tascas, restaurantes y bares, pequeños y agradables comercios, así como las tiendas más importantes de las grandes firmas.

Este lugar también rezuma creatividad por doquier casi veinticinco años después de la caída del Muro de Berlín.

Taller-estudio de Alemania, ciudad escaparate de las nuevas tendencias artísticas, ciudad de la moda, del diseño y de la música; el dinamismo que vivió la ciudad al reunificarse fue algo único, y este espíritu sigue manteniéndose hasta la actualidad.

El Muro de Berlín

Una pareja pasea en bici por el Muro de Berlín. Autor: Turismo de Alemania.
Una pareja pasea en bici por el Muro de Berlín. Autor: Turismo de Alemania.

Y, por supuesto, los restos del Muro de Berlín, que con el nombre de East Side Gallery y situados entre el puente Oberbaumbrücke y la estación Ostbahnhof, se han convertido en algo así como una enciclopedia ilustrada del arte urbano.

Otros barrios

Hoy en día, en los barrios de Kreuzberg, Prenzlauer Berg, Neukölln y Wedding residen más de 20.000 artistas que les infunden un carácter y una atmósfera determinados, convirtiendo la ciudad en referente artístico tanto para autores alternativos como consagrados.

Sumérjase plácidamente en la capital de Alemania y conozca a los berlineses, quizás el mejor motivo por el que visitar esta ciudad. Y para regresar una y otra vez.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*