Anonte, Ordesa, Aínsa… bellezas del norte de Huesca

Valle de Ordesa (Huesca)
Valle de Ordesa (Huesca). Autor: Lotokoto

En ruta hacia el norte de la provincia de Huesca, en dirección a la extensa zona pirenaica que abraza municipios del renombre de San Juan de la Peña, Jaca o Aínsa, aunque sobre todo nos centraremos en la comarca de Sobrarbe.

Anonte, uno de los pueblos más bonitos

Hacemos escala, como presumible anticipo de la belleza natural y monumental que nos espera, en Anonte, uno de los municipios de Huesca que entra en ese club que se presupone de los pueblos más bonitos de España, ya que así se califican. En este caso, la decepción resulta mayúscula.

Para empezar, te obligan a aparcar en un recinto habilitado que cuesta dos euros y que se pagan en un cajero situado en la oficina de turismo (a unos cien metros), que solamente te permite abonar el dinero en monedas y que no devuelve cambio. Por tanto, si no tienes dos euros sueltos la barrera no se levanta para que salgas.

En la misma oficina muestran todo tipo de carteles en los que, sin reparo alguno, consideran que los visitantes van a contaminar y ensuciar y les instan con contundencia a no hacerlo. Quizás sea el método más eficaz. En cualquier caso, no el más cordial. Por último, el pueblo tiene muy poco que ver a parte de una iglesia románica como tantas otras (por suerte) de Aragón y dos calles más cuidadas que el resto.

Después, los dos restaurantes locales ofrecen el menú al mismo precio, 18 euros en domingo. Y del castillo, que se sitúa sobre el reducido casco urbano, prácticamente queda una fachada. Las traspasas y no resta nada por ver. No vale la pena dejar la autovía para enredarse en este municipio, a años luz en belleza de otros aragoneses englobados en ese club de Pueblos Más Bonitos de España, como Albarracín, Roda de Isábena o Alquézar.

Labuerda y su iglesia

Río Cinca en Labuerda (Huesca)
Río Cinca en Labuerda (Huesca). Autor: Héctor González/SoloQueremosViajar

Desde Anento reemprendemos el viaje hasta nuestro recorrido final: Labuerda, el pequeño municipio donde nos alojamos, situado a 4,6 kilómetros de Aínsa y del que destaca una iglesia del siglo XVI-XVII, aunque esto no resulta noticioso en una comarca, la del Sobrarbe, donde abundan los templos centenarios, y que conserva alguno incluso milenario.

Ordesa y Monte Perdido

Al día siguiente enfilamos la ruta hacia el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, en Huesca. En concreto nos dirigimos a su lateral este, por encima de Bielsa. Llegamos hasta el final de la carretera, que concluye en el parador y, poco antes, en un aparcamiento habilitado de obligatorio reposo del vehículo (está prohibido en la carretera) a tres euros por coche.

Montañas del Valle de Pineta

Desde allí caminos hacia Llanos de la Larri aunque siempre, desde la oficina de información, siguiendo la senda que indica Marboré, como nos indicó Jaime, el propietario del hotel donde nos alojamos y buen conocedor de la zona. Transitamos por el Valle de Pineta y, montaña a través y siempre en ascenso por una orografía cada vez más escarpada, llegamos a un tramo de cascadas de la Larri. Luego, regreso al aparcamiento. Más o menos una hora y media de paseo. Atravesamos un riachuelo saltando de piedra en piedra para llegar hasta el parador y disfrutar de un refresco desde su espléndido mirador.

Comida en Bielsa

Luego, comida en Bielsa, el clásico pueblo pirenaico de Huesca. A las 15,30 resulta labor casi imposible comer y acabamos picando algo en una taberna musical, El Chinchecle, que rinde homenaje a la danza tradicional de la misma denominación. Continuamos, ya de descenso. Pasamos por un pueblo con el optimista topónimo de Lafortunada y nos orientamos hasta llegar al dolmen de Tella, en medio del bosque y que se esconde tras ocho kilómetros de carretera empinada.

El pueblo abandonado de Muro de Bellós

Pueblo abandonado Muro de Bellós
Pueblo abandonado Muro de Bellós (Huesca). Autor: Héctor González/SoloQueremosViajar

Desde allí nos trasladamos al pueblo abandonado de Muro de Bellós, al que se accede desde Escalona en dirección Matadero, para luego proseguir cuatro kilómetros hasta el final de la carretera. El pueblo está abandonado, pero no las tres personas enterradas que reposan en las tumbas en el cementerio de la iglesia, a quienes recuerdan con flores frescas. Por cierto, las cruces del cementerio urbano de Bielsa, junto a su templo, son de metal. Me viene a la cabeza mientras percibo las sensaciones extrañas que siempre genera transitar por un pueblo abandonado, sobre todo para alguien que vive en ciudad.

San Juan de la Peña

Tercera jornada y hoy toca previsiblemente el plato fuerte: San Juan de la Peña. Llegamos en hora y media, rematada desde el camino que va de Jaca por la A-1205 pasando por Botaya y empalmando con la A-1605. Salvo que disfrutes con las curvas estrechas de montaña, recomiendo encarecidamente coger desde Jaca la N-240 y desde ahí ya desviarte hacia la A-1605 por Santa Cruz de Serós.

Escrito esto, junto al monasterio nuevo te venden las entradas. Si optas por descender hasta el viejo, unos autobuses junto al aparcamiento de bajan y te suben los 1,5 kilómetros de distancia. Una vez en el lugar, cada 20-30 minutos inician visitas guiadas que te explican detalles y, sobre todo, la historia del lugar, de los enterramientos de los reyes de Aragón y del Santo Cáliz que acogió durante tres siglos. Impresiona contemplar el monasterio tallado en la montaña y amoldado a las rocas. 

Réplica del Santo Cáliz en San Juan (Huesca)
Réplica del Santo Cáliz en San Juan (Huesca). Autor: Héctor González/SoloQueremosViajar

Comprendes que tres reyes de Aragón pidieran ser enterrados allí junto a sus familias, muy cerca del camposanto donde reposan cinco abades. Por lo que representa y por la singularidad de la construcción, San Juan constituye uno de esos espacios que destacan y que merecen con creces una visita pausada. Por cierto, allí (en la oficina del monasterio nuevo donde vende los tíques) nos cuñan la credencial de peregrino de El Camino del Santo Grial.

Regreso a Jaca

Desde San Juan de la Peña retornamos a Jaca, ya para pasear por la ciudad, aunque antes, aprovechando la feria medieval, nos comemos un bocadillo en una caseta, también apellidado ´medieval´; en mi caso, de longaniza y chorizo. Luego, a callejear, a entrar en su catedral, paradigma del románico y, de allí, al otro icono local, la fortaleza, con su enorme foso en el que se puede observar cómo pasta algún ciervo.

La monumental Aínsa

Plaza Mayor de Aínsa (Huesca)
Plaza Mayor de Aínsa (Huesca). Autor: Wikipedia

De Jaca a Aínsa, donde dejamos el vehículo en el enorme aparcamiento de la parte superior, junto al castillo. Su casco urbano sí que atestigua que forma parte, con merecimiento propio, del club de los Pueblos Más Bonitos de España. La torre del reloj, la iglesia románica, las calles que desembocan en miradores, la enorme y adoquinada Plaza Mayor, la Cruz de la Carrasca que constituye el legendario símbolo de Sobrarbe…, los puntos de interés se multiplican.

A todo esto, por la mañana, a primera hora, he hecho el ascenso desde Labuerda a la ermita de San Vicente. Una hora y media entre ida y vuelta con dos tramos bastante empinados (lógicamente, en la subida) y que permite disfrutar de una bonita panorámica del valle.

Siguiente parte del viaje por Huesca: Roda de Isábena, Panillo, castillo de Tronceda, Ligüerre del Cinca, Santa María de Buil y Lecina.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*